Bienvenidos

En los tiempos que corren, con la crisis y demás, hay un boom de cosas hechas a mano. Vuelven a valorarse los trabajos manuales como en la época de nuestras madres y abuelas.

Yo he buscado entretenimiento haciendo broches, muñecas, anillos... y creo que he hecho tantos que tengo que buscarles salida.

Las muñecas de alambre que dan nombre a este blog las aprendí a hacer en el colegio y desde aquella nunca más volví a hacer ninguna hasta que un día me dio por coger un alambre y comprobé que recordaba cómo se hacían. Lejos queda ya aquella primera muñeca que hice con los ojos achinados y laca en el pelo de lana.

Los anillos los he empezado a hacer hace poco, y todo porque me estaba gastando una fortuna en ellos. Soy una adicta a los anillos así que me propuse hacer alguno. Ahora entre fieltro y cápsulas de Nespresso hago montones.

Y los broches... ¿Qué decir de ellos? Los he estado haciendo toda mi vida, pero jamás, jamás, jamás me gustanan como quedaban. Para Navidades hice unos cuantos para regalar a los invitados en la cena de Nochebuena y desde entonces parece que no se me dan tan mal.

Desde aquí y desde ahora, quiero dar las gracias a todos que os pasáis por Muñeca de alambre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada